Esta web utiliza cookies. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar

Inicio > Oviedo > San Miguel de Lillo

San Miguel de Lillo

La Iglesia de San Miguel de Lillo fue consagrada, según los cronistas de la época y los grabados del propio rey en el ara de Santa María del Naranco, por Ramiro I y su esposa paterna en el año 848.

Se trataba de una obra palatina cercana al palacio convertido en Iglesia que tiene a menos de 200 metros. Hasta nuestros días ha llegado tan solo un tercio de la construcción original. Es poco pero lo necesario para hacer brillar siglos después la belleza de la Edad Media.

El hundimiento del XI condiciona en la actualidad su estructura arquitectónica. Esta se encuentra alterada debido a las filtraciones y a la humedad; aunque se cree que la cimentación hoy es la original.

Sobre su entrada nos encontramos la tribuna con dos accesos y estancias que los reyes utilizaban para descansar y cambiarse de ropas, eso iba en gustos.

Destacan, también, restos de pinturas, dos jambas simétricas copiadas de un díptico bizantino del siglo XI y los capiteles característicos del prerrománico asturiano. Una obra de arte construida en honor a San Miguel Arcángel y, en nuestros días, un privilegio para disfrutar.

Escribe un comentario sobre este lugar